Ur-Gatza. Nos volveremos a ver.


Cuando visité Andra Mari por un cupón de Oferplan, no entendí por qué semejante restaurante, con esas instalaciones, ese personal cualificado y el menú que presentan hacen este tipo de acciones, cuando el universo del marketing y la comunicación es tan amplio. Ahora que les sigo más de cerca, veo el cambio, tienen un buen producto que se merece una buena comunicación, y en este caso, lo están bordando en las redes sociales (Podéis encontrarles en facebook, instagram y twitter como "Cocina Vasca - Gure sukalkintza).

Y todo este rollo viene a cuento de una reciente visita a Ur-Gatza, por unos cupones, que pagó mi querido padre. La verdad es que me muero de la vergüenza cada vez que como en un restaurante con un cupón de estos, quizás porque sé que no pagas todo lo que se merece el restaurante, y menos, cuando veais el menú que comimos.

Llegamos puntuales al restaurante, un local en blanco, lineas rectas, pero cálido. Nos da la bienvenida un camarero super amable, atento, que recuerda perfectamente nuestra reserva, y que venimos por los malditos cupones (#nevermore). Nada más sentarnos nos preguntó qué queriamos tomar, si queriamos la carta de vinos. Mi padre suele tomar alguna copa, pero no mucho, hay que conducir y no es plan de liarla con los vinillos. El camarero le propuso, o bien tomar una copa (o las que quisiera) de vino de la casa, o bien abrir una que él quisiera, y llevarse el resto a casa. Me pareció una diea genial, que si pagas la botella, tengas la opción de llevartela. En este caso, tiramos por las copas, así, según el plato, ibamos cambiando.



Primer entrante: gazpacho de remolacha.
Un día caluroso, en el que este primer entrante venia perfecto. El camarero nos sugirió que lo tomáramos de la propia taza, sin cuchara, tal y como lo recomienda el chef Igor Aguirre. Un sabor suave, con ese toque especial, algo dulce de la remolacha, que daba un color fantástico en la tacita blanca. Un comienzo perfecto.




Segundo entrante: croquetas de solomillo
 Tras el gazpacho, nos trajeron las croquetas de solomillo. Según apoyó el plato, me tiré a por una de ellas. Ese primer mordisco, no sabría decir si estaba rica o mala, ¡quemaba! Mal, Carol, mal. Unas croquetas cremosas, con mucho más relleno que bechamel, a decir verdad, el interior de la croqueta era totalmente marrón, de las hebras del solomillo. Fantásticas, me hubiera comido las seis, y tan tranquila.





Tercer entrante: Ensalada de atún cortado a cuchillo.
Soy muy muy fan del atún, y más si es cocinado de este modo. Contaba con que a mi padre le diera un poco de repelús y decidiera cederle el plato a su hijita, pero nada, estaba tan bueno, sin ese sabor a pescado rancio, sin nervios, con esa textura que parece mantequilla, que mi querido padre se lo zampó todo. Llegados a este plato, el camarero se interesó por nuestra experiencia, por saber qué tal iba todo. Detallazo.





Cuarto entrante: hongos salteados con emulsión de huevos encebollados.
¿Qué decir? Llegados este punto, casi lloro de la emoción. No hay nada que me guste tanto como unos buenos hongos, y este plato, o copa más bien, no hacía sino resaltar su sabor. Al fondo, unos trozos grandes de hongos salteados, recién hechos y calientes, casi quemando, y sobre ellos, una suave capa de una espuma con un sabor a cebolla, a crema, a campo, a maravilla. 




Quinto entrante: tosta de pan de cristal con berenjena y roastbeef.
En el quinto entrante, mi padre ya se habia hecho colega del camarero (santa paciencia), al cual le habia preguntado por el local, que si la reforma, que si donde está la cocina... Que si cuantas estrellas Michelin tienen ¿¿Qué no tienen estrella Michelin?? Menuda decepción se llevó mi padre. Para él, se merecia un par de ellas. Sobre todo al probar su tosta de cristal, un pan que se deshacían en mil pedazos, que chocaba con la cremosidad de la berenjena hecha con mimo, y el roastbeef que coronaba el entrante. Una tapa como para repetir. 



Pescado: Merluza asada con velouté de mar y tomates confitados.
 Aqui mis padres, estaban ya más que conquistados. Sobre todo mi padre, que era la primera ve que visitaba Ur-gatza, mi madre, ya había pasado en una ocasión anterior, de la cual vino encantadisima. ¿Ahora viene el postre, no? Ingenuo... Papá, ahora viene el pescado. (cara de susto)
Mira que no soy muy fan de la merluza, pero debieron leerme el pensamiento, y el camarero me sirvió a  mí la cola, vamos minipunto para él, me volvió a preguntar si me estaba gustando el menú. Segundo minipunto. Y se llevó el punto entero cuando probé el pescado, y sobre todo esos tomates que me supieron a poco. Maravillosos.



Carne: carrillera estofada con cremoso de patata.
Ni sé la de horas que pudieron estar cocinando esta carrillera. Cuando me lo sirvieron, no me vi capaz de comermelo, estaba ya llena. Hasta que lo probé, y ese sabor concentrado, a carne, con la melosidad y ese punto a gelatina de las carrilleras me conquistaron. Mis padres, no decían ni mú, pero sonreían como nunca, y eso, me lo quedo para siempre, en Ur-Gatza.




Primer postre: surtido de quesos.
Sin duda la unión hace la fuerza, y Ur-Gatza además de tener buenos productos y buenos proveedores como el del pan de Lekeitio o el aceite, se sirve de "La petite fromagerie" para ese surtido de quesos. Tres delicias de Francia, Asturias y Cádiz que nos encantaron. Me llamó la atención el segundo, ese color rosado que no se aprecia en la foto viene por el pimentón con el que lo elaboran, y ese toque ahumado, delicioso. 



Segundo postre: Espuma de chocolate con helado, migas de galleta y kéfir
 Se suponía que el postre del menú era a base de fresas, pero tal y como nos explicó el camarero (soy #fan, un tio encantador, atento y muy profesional) no era temporada ya, así que habían decidido cambiarlo. Y oye, todo un acierto, el dulce del helado y el chocolate contrastaba con la acidez el kéfir, y ya lo remataba el crujiente de galleta. Muy rico.




UR-GATZA
Alameda recalde, 11. Bilbao

Ni web, ni redes sociales, y apenas tres artículos en algún periódico. No se conoce lo que no se cuenta, por ello, quiero dar este primer pasito, junto con el artículo de "Gastrourdiales" (aquí su post), para que el nombre de Igor Aguirre vaya unido al de Ur-Gatza y resuene en todo Bilbao. ¿La razón? Por el buen trabajo, porque a pesar de ir con vergüenza y tres cupones, nos atendieron como si lo estuviésemos pagando en efectivo, me sentí muy a gusto, y me encantó ver cómo el camarero gastaba bromas sobre dónde podía estar la cocina, o se reía con mi padre cada vez que le pillaba por banda para decirle lo bueno que estaba todo. 

Me encantó conocerte Igor, que me hablaras de esos maestros con los que has trabajado y que lo hicieras con tan buenas palabras hacia compañeros de profesión. Sé que no me recordarás, me quedé bloqueada, y ni me moví, ni reaccioné, ni siquiera me acerqué para darte la mano al terminar el servicio y felicitarte como es debido. A tí y a tu equipo. Sólo pude darte mis felicitaciones, así como al chico que nos atendió, y al cual recomendé, con una tarjeta, que os animarais con una web y con muchas cosas más que le conté. Espero que utilicéis esa tarjeta de visita, que trabajo como el vuestro debe verse, oírse y sobre todo, probarse.













17 comentarios:

  1. Se me ha hecho la boca agua, qué pintaza todos los platos. Es una pena que los restaurantes así no se conozcan, tomo nota de Ur-Gatza.

    Un besito Blackie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si! espero poder ayudarles a que se les conoacan. ;)

      Eliminar
  2. Bueeeeno Blacky, que pinta tiene todo!!! A mi no me importaría ir con cupones, aunque no Grupon ni Lets Bonus me han ofrecido este sitio. Supongo que a la carta el precio será....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jon, no hace falta cupones! el menú del día ronda los 20€ y no tiene nada que envidiar al menú que probamos. Mi madre ha probado los dos, y dice que el del día se parecía al del cupón.

      :)

      Eliminar
    2. Aquí los precios! En el artículo que hice saqué una foto que aclara este tema jajaja

      Os dejo enlace a la foto en cuestión :-D
      http://2.bp.blogspot.com/-Ruusz7Lq7J8/UWRpW4fn7XI/AAAAAAAADPs/tLM5dAqX6iE/s1600/IMG_5060.JPG

      Eliminar
  3. Me encanta el Ur-Gatza, restaurante que conocimos porque Igor Aguirre dio una clase en La Sarten de Cordeleria (aunque hubo que sacarle con sacacorchos cómo se llamaba y dónde estaba su restaurante!). Hemos ido tres veces o así y siempre encantados. Tengo ganas de volver, pero sobre todo, que más gente conozca el sitio porque es espectacular. Necesitan un buen empujón de marketing!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón! Les di una tarjeta de una empresa amiga que pueden hacer muy buen equipo con ellos. Espero que se pongan en contacto y que salga de ahí algo bueno! :)

      Eliminar
  4. Buen restaurante y buen artículo Blackie. Desde luego uno de los "tapados" de Bilbao, que merece darse a conocer. Hace años, el "Mina" empezó de una forma similar y creo que Ur Gatza puede seguir sus pasos. Blackie, gracias por incluir enlace a mi artículo en tu opinión, siempre es una alegría cuando alguien te enlaza y si viene de tu parte, ¡es aún mayor!

    Para Jon. Las ofertas las han sacado al menos un par de veces creo que en PLANEO. En cuanto al precio sin cupón creo recordar que rondaba los 45€, lo cual tampoco me parece prohibitivo para ir en una ocasión especial. Recomendado 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me extrañaría que Ur-Gatza fuese el próximo Mina en Bilbao... materia prima tienen, sólo les falla la comunicación! :)

      un besito!
      B.

      Eliminar
    2. Al final el tema cupones es otra forma de darse a conocer, de hecho, gracias a ello estamos ahora mismo hablando de este restaurante tanto tú como yo jajaja

      En lugar de gastarte 300€ en una campaña de publicidad pues ofreces menús rebajados en los que no ganarás dinero pero al menos te aseguras de que la publicidad "funciona"... quiero decir, al menos la gente irá al restaurante (si pones una cuña de radio igual no te va nadie y el dinero te lo has gastado igual).

      Lo bueno de los cupones es que, si te lo curras, convencerás a la clientela con tu producto y tu saber hacer. Verán que tienes otros menús y te tendrán en cuenta para otras veces aunque sea sin cupón.

      Eso sí, hay muchos restaurantes que usan los cupones para hacer dinero rápido a cualquier precio, sin cuidar la calidad ni el servicio... y luego se quejan de que la gente no vuelve.

      Eliminar
    3. Ese es el problema de los cupones: no fidelizan, no crean imagen de marca ni posicionamiento en la mente del consumidor. La comunicación y el marketing es necesario, no porque en el corto plazo se vaya a vender más, como el caso de los cupones (aunque se vende a un precio inferior), sino por todo lo que se consigue a largo plazo. Si te fijas, los cupones sólo hacen que compres y vayas una vez, esa en la que ibas a tener un descuento, no vives la experiencia tal como es, y pueden confundir. Comunicando qué ofrece tu restaurante, puede que legues a más gente, como me pasó con Andra Mari, resulta que tienen un menú maravilloso por muchisimo menos euros de los que me esperaba en un estrella michelin. He pasado de largo de un montón de restaurantes con cupones, porque me da la sensación de que es más por desesperación que por otra cosa, sin embargo, la comunicación no es sólo radio o TV, es también redes sociales (y no me digas que es caro!!jajaja), son RRPP, es estar presente allí donde están tus consumidores, y dejar de encerrarse en la cocina. Como ves, me sale la vena de mi profesión, y el marketing y la comunicación es buena! :) Los cupones sirven para recoger tomates, el marketing, hará que tengas una planta que dará tomates muuuuchas veces.

      Un besazo!!
      B.

      Eliminar
    4. Estoy de acuerdo Blackie, pero creo que en ocasiones un cupón, si lo haces bien como es el caso que nos ocupa, puede conseguirte también comunicación en blogs y redes sociales como está siendo precisamente este caso y generarte muy buen resultado.

      Ejemplo: Ur Gatza saca cupones a un precio ajustado que permite llamar la atención de clientes que deciden probarlo.. y como la cocina es buena y el trato tambien, se genera contenido en blogs especializados que recomiendan el restaurante, además de recomendaciones en Redes Sociales, boca a boca etc. No sólo es probable que estos bloggers vuelvan, sino que mediante sus blogs consiguen que más gente se anime a probar el restaurante, gente que pagará el menú al completo... ¡Exitazo!

      Ahora bien, existen muchos casos en los que los cupones son un fracaso, precisamente por lo mismo. Consigues llamar la atención de gente que va a probar tu producto y como la experiencia es mala por los motivos que sea, no solo no van a volver, sino que además, van a contar su mala experiencia y el efecto va a ser desastroso.... como dirían Trancas y Barrancas "¡Fracaso absolutoooo!"

      Yo he "llevado" a muchos amigos y lectores a restaurantes que he probado a través de cupones y esos amigos y lectores han ido al restaurante pagando el menú completo. Quiero decir que aunque yo no haya vuelto a muchos, sí que es posible que hayan llegado clientes al restaurante de forma directa (por recomendación mía) o indirecta (a través del blog). A lo que voy es a que, de alguna forma, aunque yo no haya vuelto, si que han conseguido "fidelizarme" y recuperar la inversión que hicieron en mi cupón.

      Con esto no quiero decir que los cupones sean la solución, pero sí que creo que si se utilizan bien, los cupones pueden ser muy positivos. Además, se puede compatibilizar una campaña de cupones con otra de comunicación, no hay porqué demonizar una opción u otra. Creo que cada cosa puede tener su momento y su lugar.

      Joder, menuda parrafada que he soltado... ¡¡¡Perdon por la chapa!!! :-D

      Eliminar
    5. ay lo que me gustan tus chapas!!! jajajaja si es una herramienta, pero no la solución: UrGatza necesita complementar los cupones con un poco de apoyo en redes, o una simple web. A lo que voy es que muchos hosteleros se han agarrado a los cupones cual salvavdas, y eso, no basta. De hecho, muchos han terminado cerrando, como La Cuchara, al que fui con cupón, pero no fue suficiente. Una pena.

      Un besazooooo

      Eliminar
    6. A los de Ur Gatza ya se lo dije cuando estuve allí. No puede ser que una persona como yo, que me considero que más o menos estoy al día en tema restaurantes de Bilbao y tal no conociese un restaurante como este, que lleva varios años abierto. No es normal.

      Les dije que tenían que anunciarse de alguna manera, darse a conocer... Lo de la web ya clama al cielo. Tener un negocio y no tener una web hoy en día debería estar prohibido.

      El ejemplo que has puesto de la cuchara es muy buen ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas con los cupones. Fueron enlazando cupón tras cupón con lo cual lo único que conseguian era que nadie fuese pagando el cubierto completo "seguro que pronto sacan otra oferta...". Con eso lo único que consigues es devaluar tu producto: si tienes un menú de 45€ pero cada dos meses sacas cupones a 25€, nadie va a ir pagando los 45€... aunque lo valga.

      Resumiendo: Los cupones pueden ser buenos, pero hay que saber manejarlos. Fin de la cita. jajajaja

      Eliminar
  5. Gracias Blacki por la información, por 20 euros me paso la próxima semana y si merece la pena ( que seguro ) irá a mi blog de cabeza. En la página web no me quedo claro que tuvieran un menú por 20 e

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que el Ur-Gatza es uno de los "desconocidos" más brillantes de Bilbao, especialmente un top en calidad-precio. Y también es cierto lo de que necesitaría más y mejor marketing (la única ocasión en la que estuve todo su público erámos dos mesas en noche de sábado). No obstante además del post que indicas y por aportar más "bibliografía" este restaurante tiene no pocas reseñas, incluida una de David de Jorge y varias en Verema (http://www.verema.com/restaurantes/46568-ur-gatza-bilbao), un estupendo foro de vinos y gastronomía al que te animaría a entrar (quizás ya lo conozcas). Un saludo, Blackie

    ResponderEliminar
  7. Blackie!!

    Una pena que no se conozca más el Ur Gatza... Ha sido un gran descubrimiento!! Ya sabes que tenía muchas ganas de ir, y ahora tengo ganas de volver a probar los otros menús.

    Una comida espectacular y un servicio igual de bueno.

    Un abrazo!!!! :)

    ResponderEliminar

 

¡Recibe las nuevas publicaciones en tu email!

Visitas desde el 27 de diciembre de 2011. ¡Gracias!

Ingredientes

#gastroexperiencia 1 año 10.000 1000 18 Lobster Bar 2 años 2000 2013 2015 27+1 27+2 3000 365cities.org 80grados 99 Sushi Bar Abaroa Aizian Al dente Alambique Alaska Alfredo's Algusto 2013 Alubias Amorino Andra Mari Arandia de Julen Aretxondo Arlobi Artajo Asia chic Atea Atril20uno Atxarre Aunar Ong Baobab Tetería Bar Bascook Baster Bendita Pizza Bilbao Bilbao Berria Bistró Guggenheim Bitoque Bizkaia Blog Blondie Hostess Bocadillo Bochoco Bodegin Mendia Boulevard Brass27 Brunch Café Café Bilbao Café de Santiago Café Iruña Cafeteria Cajón desastre Capitulo 1 Capitulo 2 Capitulo 3 Capitulo 4 Capuccino Carnaval Carrefour Planet Casa Mono Casa Rufo Celiacos Cervecera Chiringuito Chuleta Cocina internacional Cocina moderna Cocina tradicional Cocktail Coffee Break Colmado Ibérico Colombo Bilbao Comer en Bilbao Comer en Nueva York Conjunto Vacio Coppola Corinto y Oro CrêpeandCrêpe Creperia Cronut De Santa Rosalia Deluxe Desayuno Desayuno en Bilbao Discoteca Distrito 9 Domenicos Don Angelo Doyuno Dray Martina Duffin Dagels Dúplex Ein Prosit El Globo El Molino El obrador de Bilbao El puntal El Serbal El Txakoli Eme Ensalada Fast food Fauchon Florida Foster Hollywood Francia Frescco Gaminiz Gastronomia Gaztandegi Gelati Gelati Gilda Ginos Goizeko Izarra Golfo norte Gorbea Gorozika Gozatu Gure Sukalkintza Hamburguesas Hamburguesas en Londres Hamburgueserias en Bilbao Happy Pills Heladeria Hosteria de Arnuero Hot Dog's House Ikea Indusi Irrintzi Italiano Kanpantxu Kasko Pintxotan Kikara Kilimanjaro Kimtxu Kokken Krunch Kuma La bodeguita jarrillera La Brasa Canalla La Casetta La Charcu La Chata La chuleta sin espina La compañía del ron La Cuchara La Deliciosa La despensa de Blackie La Florinda La foca Nicanora La mafia se sienta a la mesa La Manducateca La Mary La Moderna La Olla La petite fromagerie La Roca La Suiza La Tagliatella La Viña del ensanche Labeko Labneh Ladurée Lar Las Cepas Lasal Lavin Le Club Lekeitio Llao llao Londres Los Fueros Los Gallos Lu'um Maloka Mandoya Manila Mao Marchese del Porto. Marimar Marisco Marisgalicia Mazapán McDonalds Mendia Mendibile Mendipe Menuveo Michelin Milagros Mina Miu Mojito Nervión New Inn Nueva York Ñam Opila Ozio Arizona Pacifico Panaderia Panko Passerella Pastelería Peggysue Perrito Faldero Petit Racó Pintxame Pintxos en Barakaldo Pintxos en Bilbao Pizza Pizza Leggera Pizza Via Planchaditos. Portu Berri Barrio Pulpo Quesos Rabas en Bilbao Receta Restaurantes Barrika Restaurantes en Álava Restaurantes en Amorebieta Restaurantes en Barakaldo Restaurantes en Berango Restaurantes en Bilbao Restaurantes en Cantabria Restaurantes en Casco Viejo Restaurantes en Galdakao Restaurantes en Galicia Restaurantes en Gorliz Restaurantes en La Rioja Restaurantes en Leioa Restaurantes en Madrid Restaurantes en Muskiz Restaurantes en Nueva York Restaurantes en Portugalete Restaurantes en Sestao Restaurantes en Sopelana Restaurantes en Tarragona Restaurantes en Urdaibai Roma Salou sandwich Santutxu Pintxotan Sanwicoffee Scala Shibui Sidreria Sikera Slow food Solana Sorteo Speculoos Sua San Sumo Bilbao Supermartxé Sushi Sushi Artist Sushi Heros T1 Taberna Tahona Artesanal Take-away Tapachula Teatro Campos Bilbao Tempus Fugit Terraza en Bilbao Terrazas The Beetle The Bite The Image Club The Loft Bilbao The Simpsons Tortilla Tostadas Trimmer Turrón Twiggy Txakoli Ballano Txocook Udon Unico Lounge Ur-Gatza Urrestarazu USB un señor de Bilbao Vacaciones Vegetariano Viaje Viernes de tortilla Vivero Artxanda Wagyu Wasabi Weekender Wiche Yandiola Yolado Zaka Zapirain Zazpi Zortziko Zuberoa Zurigorris